Comprar un coche de segunda mano puede ser una experiencia complicada. Nunca se sabe con exactitud cómo va a funcionar o con qué va a terminar. Pero hay varios consejos para comprar un coche usado que puedes seguir para mejorar tus posibilidades de éxito. Estos son algunos de los pasos probados para que tanto la búsqueda como el resultado sean mejores. ¡Descubre estos coches de segunda mano en Tarragona!

Empiece por su estilo de vida

El estilo de vida que lleves será el que determine el tipo de coche que comprarás. Su estilo de vida es un factor importante a la hora de explorar su próxima compra de un coche usado. Por ejemplo: ¿Eres soltero o tienes una familia numerosa? ¿Realizas viajes locales cortos o disfrutas de muchos viajes largos por carretera? ¿Vive en la ciudad, en las afueras o en el campo?

Del mismo modo, ¿cuál es su estilo de conducción? ¿Le gusta el manejo de un coche deportivo? ¿Le gusta el espacio, la estabilidad y el lujo que ofrece un SUV? ¿O se conforma con una berlina polivalente? Una vez contestadas estas preguntas, puedes pasar al siguiente paso.

Considere su presupuesto

Es la pregunta del millón. O quizás más bien la pregunta de los 10.000 euros. En cualquier caso, el presupuesto es una consideración importante a la hora de comprar un coche usado. Esto se refiere tanto al coste total del coche como a la cantidad que está dispuesto a pagar por un préstamo al mes.

Una forma útil de determinar cuáles pueden ser los pagos de su coche usado es trabajar hacia atrás. Suma los gastos mensuales que ya tienes y réstalos de tu sueldo mensual «de bolsillo». A continuación, reste la cantidad que normalmente gasta cada mes en compras, comidas fuera, entretenimiento y otros gastos imprevistos. La cifra que obtengas puede ser el pago de un coche usado con el que te sientas cómodo, pero asegúrate de dejar un margen de maniobra para el seguro, la gasolina y otros gastos que conlleva ser propietario de un coche.

Dado que los coches usados suelen costar menos que los nuevos, es posible que consigas un plazo de préstamo más corto con pagos más bajos. Sin embargo, es posible que tengas que pagar más en el futuro para reparar un coche usado, mientras que un coche nuevo tendría menos desgaste.

¿Qué edad tiene el coche?

El presupuesto y la antigüedad del coche suelen ir de la mano. Cuanto más antiguo sea el modelo, menos costará, en general (los coches antiguos y clásicos son una historia diferente para otro momento). Por desgracia, un coche no es como un buen vino, no mejora con el tiempo. A medida que un coche envejece, las piezas se desgastan y provocan averías o sustituciones.

Los primeros puntos problemáticos suelen ser la suspensión, los frenos y otros equipos. La suspensión de tu coche es el sistema de absorción de impactos que lo mantiene estable dentro y fuera de la carretera. El resto del equipamiento incluye cosas como las transmisiones automáticas, la dirección asistida, el sistema de alarma, las luces interiores y exteriores, los limpiaparabrisas, la presión de los neumáticos, la entrada sin llave, el monitor de presión de los neumáticos y más.

¿Cuántos kilómetros tiene el coche?

Al igual que la edad del coche, el kilometraje es un factor que afecta al coste del coche. Cuantos más kilómetros, menos costará el coche. Por supuesto, hay que hacer concesiones. Un coche con más kilómetros suele necesitar más reparaciones y repuestos. Querrás encontrar un coche usado con un kilometraje potencialmente bajo si planeas conducir largas distancias o mantener el coche durante un período prolongado.

Decide si vas a comprar a un concesionario o a un vendedor particular

El siguiente paso es entender las ventajas de comprar a un concesionario o a un vendedor particular. Un vendedor particular es un individuo, en lugar de una empresa que compra y vende coches. Siempre puedes intentar negociar tanto con los concesionarios como con los vendedores particulares, pero los concesionarios pueden tener gastos generales y otros costes empresariales que pueden limitar su capacidad para negociar el precio.

Ten en cuenta que algunos prestamistas ofrecen financiación para las ventas privadas, pero puede ser más difícil de encontrar que si compras a un concesionario.

Nota sobre las garantías de los coches usados

Los coches nuevos suelen venir con garantías del fabricante. Se trata de la promesa del fabricante del coche de cubrir ciertas reparaciones si algo va mal antes de un determinado periodo de tiempo o de kilómetros.

Al comprar un coche usado, la garantía del fabricante puede haber expirado. Comprueba con el vendedor: si ha caducado, puedes intentar ponerte en contacto con el fabricante para ver si hay una extensión de la garantía y por cuánto. Si no hay una extensión disponible, es demasiado cara o no parece valer la pena, estarás por tu cuenta cuando se necesiten reparaciones.

Historial del vehículo

Una vez que te centres en unos cuantos candidatos a coche, querrás hacer tu debida diligencia con una comprobación de antecedentes. Hay varios servicios que pueden proporcionar informes fidedignos sobre casi cualquier coche. Algunos de los grandes temas a tener en cuenta en un informe del historial del vehículo: accidentes, daños por agua, falta de historial de reparaciones e inspecciones fallidas.

Obtenga la precalificación para un préstamo

Al buscar financiación, puede ser útil obtener una precalificación con un proveedor de préstamos para automóviles antes de hacer una oferta. Este paso puede darle una idea de la situación de su crédito, de la cantidad que puede ser aprobada y puede ayudar a acelerar el proceso.