Matsuda Eyewear siempre ha sido una de nuestras marcas de gafas favoritas por su calidad de construcción y sus estilos únicos. Cada vez que tenemos la oportunidad de ver la colección, nos convertimos en fanáticas de cada par. No fue hasta hace poco que tuvimos la oportunidad de sentarnos realmente y entender la marca de gafas japonesa. Lo que encontramos fue una rica historia ligada a las artes, así como un compromiso sin igual con la artesanía japonesa.

Vamos a echar un vistazo en profundidad a esta fascinante marca de gafas mientras repasamos la historia, la artesanía japonesa, las impresionantes campañas y los estilos que hacen de Matsuda una de las marcas de gafas de élite. ¡Descubre todo sobre estas gafas en opticacanalejas.com!

HISTORIA

El fundador original, Mitsuhiro Matsuda, comenzó su carrera como diseñador de moda con su marca Nicole Company. Mitsuhiro estaba considerado como uno de los principales diseñadores de ropa japoneses de su época. En busca de inspiración para su línea de ropa, Mitsuhiro se trasladó a París. Lo que encontró fue un amor por el periodo art decó, el trabajo industrial del metal de finales del siglo XIX y los detalles de las catedrales góticas.

Tras años de éxito con su marca de ropa, Mitushiro lanzó su primera colección de gafas en 1989. La línea Matsuda Eyewear fue un éxito instantáneo y se convirtió en una parte importante de la cultura pop durante la década de 1990. Apareció en películas como Terminator 2, Beetle Juice y Boomerang. El diseñador japonés continuó su amor por el arte colaborando con fotógrafos como Nan Goldin. Juntos produjeron Goldin Meets Yukio Kobayashi, que ganó un premio en 1996 del Art Directors Club de Nueva York.

Después de estar fuera del mercado durante unos años, Matsuda fue relanzada en 2012 por el director general James Kisgen. Procedente de Cartier como director de ventas, James continuó la visión que impulsó Mitsuhiro.

Cuando relanzamos la marca por primera vez, el objetivo era devolver a Matsuda a lo que era en el pasado. Lo hicimos con éxito, y eso nos permitió llegar a donde estamos hoy, que es una mentalidad muy avanzada. Vamos a seguir avanzando en cuanto a materiales, diseños y estilo.

En la actualidad, el arte y la artesanía japonesa siguen siendo la inspiración fundamental de Matsuda para crear sus gafas únicas. Sus hermosas campañas siguen sorprendiendo y están consideradas como una de las mejores marcas de gafas japonesas.

ARTESANÍA JAPONESA

Todas las monturas Matsuda se fabrican a mano en la ciudad de Sabae, Japón. Se necesitan más de 250 pasos para crear una montura Matsuda por parte de artesanos que han dominado su trabajo a través de décadas de aprendizaje y conocimientos que se transmiten de generación en generación.

MATERIALES

Los materiales más utilizados por Matsuda son el titanio japonés y el acetato. Ambos materiales son ligeros y duraderos, con una gama de colores y acabados que diversifican cada par.

El titanio japonés es más fuerte que el acero y más ligero que el aluminio, además de ser completamente hipoalergénico. Para crear un acabado perfecto, cada montura de titanio se somete a un pulidor de tambor durante más de 24 horas, asegurándose de que no haya defectos en su construcción.

Para garantizar la estabilidad, el acetato japonés se envejece durante tres meses y luego se pule mediante una combinación de técnicas de pulido manual y de volteo. A continuación, los puentes nasales se moldean a mano para garantizar un ajuste perfecto a lo largo de la nariz, una técnica que requiere años de estudio y mucho más de dominio. Sólo quedan unas pocas personas en Japón capaces de completar este nivel de trabajo.

CHAPADO

Muchas monturas Matsuda se chapan con paladio, oro de 22,5k, rutenio u otros metales preciosos mediante un proceso llamado galvanoplastia. Esta técnica hace pasar una corriente eléctrica a través de las monturas, chapando los metales finos en la superficie.

GRABADO

Los componentes más intrincados de las monturas Matsuda son los grabados que se pueden encontrar en sus amplias llantas, puentes y patillas. Sólo quedan dos maestros grabadores en la ciudad de Sabae y uno de ellos trabaja exclusivamente con Matsuda.

MONTAJE

Después de completar su proceso de casi 250 pasos, las monturas se alinean y ajustan perfectamente y luego se les colocan las lentes antes de ser empaquetadas y enviadas a todo el mundo.